miércoles, 29 de octubre de 2008

El sabor de la crisis.

Se que casi todos lo esperábais, una entrada sobre la crisis.
Y la verdad es que llevaba un tiempo dándole vueltas, cuando encontré en el Ideal (increible pero cierto) la reproducción de un artículo publicado en un blog del que os dejo el vínculo.

http://pateando-el-mundo.blogspot.com/2008/10/crisis-vs-pobreza.html

Leerlo hizo volver a mi boca el sabor amargo de los primeros años de carrera que fue cuando la sospecha se convirtió en certeza: el egoismo humano no conoce límites, y yo no soy una excepción. Poco a poco aprendes a vivir con esa sensación de que algo pegajoso sigue enganchado a tu zapato, hasta que consigues licenciarte, y entonces descubres que tu conciencia se ha quedado ronca de tanto intentar hacerse oir.

Aún así sigo creyendo en lo imposible, en una utopía que no lo es, e intentado día a día mejorar un poco más todo lo que queda a mi alcance. Si no seguimos intentándolo nunca lo lograremos.

4 comentarios:

Mu dijo...

Su informático en casa...

Un consejillo.

Copiar y pegar el texto de la dirección de internet (URL) es un poco incómodo, lo suficiente para que algún lector perezoso no lo haga.

¿Cómo hacer que los enlaces salgan como en las páginas normales?

Modo fácil sólo en Blogger:
Cuando editas la entrada aparece una caja de texto con unos controles encima (tipo de letra, etc). Al lado de una letra T aparece una bolita del mundo con una cadena (enlace). Pues bien, seleccionas el texto con el ratón, pinchas en la bolita y escribe la dirección (URL) en el diálogo que te la pide.

Creo que con esto tienes más que suficiente, pero por si acaso te dejo constancia del método más técnico (como siempre más difícil pero más versátil, potente, portable, etc).

Modo difícil y universal (y si no lo pongo reviento):

<a href="URL">TEXT</a>

Por ejemplo:
<a href="http://asqueados.campanilla.net/wp">Asqueados Press</a>

sale
Asqueados Press

(barriendo para dentro :P)

Luego te dejo un comentario sobre el contenido ;)

Mariaeles dijo...

Gracias por los consejos técnicos, ¡ahora el único problema es que la que escribe sea más floja que los lectores,XD!

Mu dijo...

Bueno, el que algo quiere algo le cuesta. Al final depende del interés y las ganas de hacernos oír, la gente es muy perra. De todas formas con lo de la bolita del mundo no cuesta mucho trabajo.

Respecto al artículo, es muy descorazonador cuando piensas que cada capricho que te permites podría suponer mucho para los demás. Aún así lo hacemos, y por eso estoy seguro de que si hubiera Dios, iríamos casi todos al infierno. Por mucho que a veces hagamos gestos solidarios, hay que reconocer que nuestra indiferencia al sufrimiento de otros es criminal.

Aún estando condenados, al menos me gustaría ganar el premio de consolación. Habitualmente pienso que al morir me gustaría que el mundo si no es mejor que como me lo encontré, porque tampoco puedo influir tanto, al menos sea un poquito mejor que si yo no hubiese existido.

Este pensamiento que comparten también dos "personalidades" que han tenido influencia en mí, coincide también con el significado original de karma, que no es algo determina tu suerte según tus actos como piensan los occidentales new age, sino que se refiere a la huella que dejamos en el Universo. No es un concepto de premio, sino uno de nuestra responsabilidad.

Inconexo dijo...

Todavía recuerdo aquel día que, jovencista, dijiste "Yo todavía tengo fé en la bondad del ser humano". Qué mal nos trata la vida (y tu carrera). Yo hoy por hoy siento a ratos asco y admiración, esperanza y desesperanza por los lobo-hombres que somos.