lunes, 15 de diciembre de 2008

Abandono animal: crueldad intolerable con final sorprendente.

Dos perros vagan sueltos por la autovía, un momento después uno de ellos es atropellado: el drama diario de nuestras carreteras ante el que nadie parece reaccionar, seres inocentes que sin comprender nada terminan sus dias de una forma cruel y humillante, ya que a menudo, tras el atropello, no mueren y permanecen agonizantes en la cuneta durante horas o incluso días, después su cadáver queda expuesto un tiempo más como símbolo de lo que deberia ser nuestra vergüenza.
Aún así, cada vez que se acercan las vacaciones, la historia se repite: familias cansadas del juguete lo abandonan a su (mala) suerte en el arcén de una carretera.

Toda esta reflexión al hilo de la siguiente noticia que os dejo a continuación y que pone los pelos de punta y emociona: no es solo instinto lo que veo yo en este video.

Lugar: avenida Costanera Norte,Santiago de Chile.
Información de 26noticias.
Grabado por las cámaras de vigilancia de la ciudad.


2 comentarios:

Inconexo dijo...

No diría yo que se trate de instinto tampoco. Creo que se trata de una realización de la enorme capacidad de amor que tienen los perros. De hecho, diría que incluso supera lo normal en ellos, y se trata de un hecho extraordinario, si no por su capacidad de sacrificio, al menos sí por cómo ha sido capaz de entender la situación y ponerle un arriesgado remedio.

Estas situaciones son tristes. Un perro cojo ha visto incrementada su esperanza de vida, puesto que la suerte le ha dado una segunda oportunidad para aprender a temer a los coches. La mayoría de los abandonados no disponen de ella y cruzan las calzadas sin entender el peligro al que se exponen.

Odina dijo...

Esta noticia demuestra claramente los sentimientos que tienen los animales que a veces empatizan mas con los demas que nosotros. Nunca podre entender como hay "personajes" que pueden abandonar a sus ANIMALES. Solo los que tenemos la compañia de uno comprendemos que es mas que un animal !Es parte de tu familia! y se quieren como nadie puede imaginar.Aprendamos de ellos tienen mucho que enseñar